Obesidad. Una grave enfermedad

El tejido adiposo es indispensable para la supervivencia de las especies que no tienen un fácil y constante acceso a alimentos, como los osos polares o los leones, los que pasan periodos lagos sin comer.
Sin embargo, en el caso del ser humano también se ha padecido escacez alimentaria, ya que históricamente ha pasado por muchos períodos difíciles debido a crisis económicas y guerras, por ejemplo.
Por lo anterior es que el organismo humano ha desarrollado mecanismos muy eficientes para defenderse de la carencia de alimentos durante periodos prolongados.
Por esto es que en cuanto perdemos peso estos mecanismos disminuyen el metabosmo y nos sentimos cansados, disminuyendo la actividad física, aumentando la sensación de hambre volviéndose incontrolable, y coseguimos alimento y lo consumimos en cantidades mayores a las necesarias.
Lo mismo nos pasa cuando aumentamos de peso: nos volvemos más sedentarios y nuestro apetito no disminuye. Esta es una de las razones por las que bajar de peso es un proceso complejo y también muy frecuente el fracaso de las dietas muy bajas en calorías.

Durante las hambrunas los sobrevivientes eran los que tenían más propensión a guardar energía en forma de grasa corporal, y nos heredaron ese gen “ahorrador”. Pero en las condiciones actuales, en las que tenemos acceso a alimentos en cualquier momento del día, la obesidad se ha convertido en una pandemia. El proceso de engordar es lento y cuando nos damos cuenta es tarde porque están fuertemente establecidos los malos hábitos que generan la obesidad.

La obesidad moderada en niños y adolescentes no genera muchos problemas de salud, salvo los psicológicos, esto debido a que los niños frecuentemente se mofan y hacen bromas a los niños con obesidad.

Por esa razón es importante controlarla en etapas tempranas, ya que los malos hábitos que la provocan se fortalecen, y prevalece la obesidad en la etapa adulta, la cual genera enfermedades tales como diabetes, hipertensión arterial, ateroesclerosis, osteoporosis, artrosis, cáncer de mamá, cáncer de útero, cáncer del aparato digestivo, lesiones en columna y en rodillas, problemas circulatorio, infertilidad, además de que el costo  por incapacidad, lesiones permanentes y mortalidad es elevado.

Es muy fácil tener sobrepeso en condiciones actuales: los alimentos son cada vez más atractivos, más fáciles de preparar y de ingerir en tamaños mayores y de muy buen precio, además de que las largas jornadas de trabajo, la inseguridad en las calles, viviendas pequeñas y las distancias largas para llegar a los trabajos generan sedentarismo.

Entonces, la única arma que tenemos para defendernos de esta grave enfermedad es aprender un estilo adecuado de alimentación, tomar decisiones informadas en el momento de seleccionar alimentos y aumentar nuestra actividad física.

Y si esto es importante para personas de todas las edades, en el caso de los niños esto cobra mayor relevancia, pues su educación es nuestra responsabilidad. De nada servirá que nuestros niños tengan una preparación académica de excelencia, si debido a sus malos hábitos su salud y calidad de vida se verán deteriorados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: