Enfermedades cardiovasculares, entre las principales causas de muerte en México

Ateroeclerosis

La ateroesclerosis es una enfermedad generalizada caracterizada por la formación de ateromas (pequeñas placas de contenido graso) en la pared de las arterias, formación que se presenta por lesiones pequeñas en dicha pared. Aunque nuestro cuerpo tiene mecanismos para evitar que se formen coágulos en las arterias, por lesiones como las citadas el cuerpo se ve finalmente afectado.

De hecho, la mayor parte de los factores de riesgo en este renglón dependen de cada uno de nosotros, por lo que en un sentido de prevención de las enfermedades cardiovasculares es aconsejable identificar y disminuir tales factores para eliminarlos o modificarlos y así poder disfrutar de la vida.

Una lesión de la pared de las arterias se afecta aun más por la presencia de colesterol elevado (hipercolesterolemia), presión elevada (hipertensión arterial) o sustancias irritantes como el tabaco.

Ya que el colesterol se adhiere a la pared de las arterias, nuestro sistema inmunológico lo detecta como cuerpo extraño y se llena de células de defensa, lo que provoca mayor obstrucción y por esa arteria la sangre no podrá fluir de manera adecuada, y justo a este proceso se le llama TROMBO.

Dependiendo del grado de lesión la trombosis puede ocluir total o sólo parcialmente la arteria, y provoca que al órgano cercano no le lleguen nutrientes, ni oxigeno.

Arterias Coronarias

Las arterias coronarias son las encargadas de proveer sangre al músculo del corazón. Estas arterias pueden obstruirse parcialmente por ateromas (placas de contenido graso). El médico puede observarlas a través de una arteriografía.

Factores de Riesgo para el desarrollo de la Ateroesclerosis

      Tener lípidos elevados como son triglicéridos y colesterol (hiperlipoproteinemias)

      Hipertensión arterial

      Fumar

      Diabetes

      Ácido Úrico elevado

      Obesidad

      Sedentarismo: se entiende como sedentarismo la insuficiente cantidad de movimiento para prevenir enfermedades

      Tensiones psico-sociales (Estrés)

      Historia familiar positiva de aterosclerosis prematura

Infarto agudo al miocardio

Se designa como infarto agudo de miocardio a la falta de nutrientes y oxigeno al corazón (de origen isquémico) que generalmente es por la oclusión debida a un trombo. Es una enfermedad altamente letal, cuya mortalidad durante la fase aguda se ha estimado entre 20 y 50  por ciento.

El infarto al miocardio puede presentar una gran variedad de complicaciones, en particular durante los primeros días. Su prevención y control constituyen los objetivos fundamentales del tratamiento durante la fase aguda.

Las complicaciones pueden ser: Eléctricas (como las arritmias) y mecánicas (como la insuficiencia cardiaca). Su frecuencia y gravedad son muy variables.

Factores de Riesgo para la enfermedad cardiovascular

No modificables Modificables
Edad

Sexo masculino

Menopausia

Antecedentes personales de enfermedad coronaria

Tabaquismo

Hipertensión Arterial

Aumento del Colesterol LDL

Disminución del colesterol HDL

Obesidad

Sedentarismo *

Diabetes Mellitus

*Doblemente importante por ser el único factor de riesgo que cuando se modifica también modifica a los demás

 

La actividad física en el periodo postmenopáusico cobra mucho valor al momento de mantener cifras normales de lípidos en sangre.

El tabaquismo se asocia con los efectos de otros factores de riesgo como la hipertensión, la hiperlipoproteinemia, la obesidad, el sedentarismo y otros.

Después de 2 o 3 años de abandonar el hábito del tabaco, el riesgo es equiparable al de los no fumadores. Se han identificado 3,000 componentes químicos en el humo de los cigarrillos, por lo que es difícil atribuir los efectos del tabaco exclusivamente a uno de los componentes. Diversas sustancias del tabaco pueden provocar lesiones en las arterias.

El sedentarismo puede ser definido como la inactividad física como estilo de vida. Desde un enfoque energético estamos hablando de personas que no llegan a gastar 1,500 kcal semanales, como consecuencia del aumento de la actividad física.

La experiencia muestra que  la actividad física practicada en forma regular, en una determinada cantidad y calidad, actúa como protector de una enfermedad cardiovascular.

Por lo anterior es que puede afirmarse que todo depende de todos y cada uno de nosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: