Dietas de Moda (parte 2)

Al hablar de “dietas de Moda” una primera conclusión es que al interrumpirlas y volver a nuestros hábitos anteriores recuperaremos el peso perdido, pues privados de alimentos durante un periodo regresaremos a comer en forma compulsiva y probablemente pesaremos más que cuando la iniciamos.

Dieta de la Zona

La Dieta de la Zona la diseñó el doctor Barry Sears hace 15 años. Se trata de un sistema de alimentación en el que para mantenerse en lo que llama LA ZONA se requiere de lograr un equilibrio estricto entre el consumo de hidratos de carbono, proteínas y lípidos (Bloques).

Con este método tenemos que realizar cinco comidas al día y no deben transcurrir más de cuatro  horas entre cada una de ellas, ya que esto desequilibraría los niveles de insulina.

Aunque la Dieta de la Zona se acerca mucho a lo recomendado por organizaciones de nutriólogos, presenta inconvenientes:

* No se adapta a cualquier ritmo de vida, ya que demanda de mucho tiempo para la preparación de las comidas.

* Llevada estrictamente resulta costosa porque se recomienda el consumo de suplementos tales como multivitamínicos y ácidos grasos Omega 3, que el propio creador de la dieta vende.

Dieta del Sector Salud

En México se llevan a cabo muy buenas campañas anti-obesidad, pero los servicios de salud no se dan a basto con la cantidad de pacientes que reciben, por lo que utilizan machotes y formatos de dieta estandarizados según el padecimiento: diabetes, hipertensión…

Lo malo en todo esto es que los servicios de salud dictan las mismas recomendaciones para cada paciente, sin importar horarios, actividad, gustos, hábitos anteriores, todo lo cual hace difícil seguirla tal como la disponen.

Dieta de un solo alimento

Las dietas de un solo alimento fácilmente aburrirán a quienes pretenda seguirlas, además de que aportarán todos los nutrientes que el cuerpo requiere. Hay una gran variedad de este tipo, como, entre otras, la de la col, de la toronja, la avena, los pepinos, los jugos…

Aunque estas dietas tienen en común que son de menos de 1000 kcalorías –y por eso bajamos de peso–, presenta inconvenientes, siendo uno de los principales el desequilibrio nutricional. Si esta dieta se prolonga y se acaban las reservas, provocarán severas deficiencias nutricionales.

Suplementos y dietas de revistas

En este punto, una de las características que encontraremos es que nos entretendremos buscando alimentos especiales como la  crema de cacahuate, el helado, tal como si de esa combinación mágica dependiera bajar de peso.

Bajamos de peso con esa dieta por su bajo contenido de calorías. Si nosotros habitualmente consumíamos 3000 kcalorías, con esa dieta estaremos comiendo entre 1000 y 1500 kcalorías, razón suficiente para que perdamos un kilo de peso a la semana.

Lo mismo sucede con las malteadas que remplazan alimentos. Si habitualmente consumíamos de 800 a 1000 kcalorías sólo en el desayuno, al cambiarlo por una malteada estaremos consumiendo entre 250 y 300 kcalorías. Eso hará que bajemos de peso. ¿Pero qué pasara cuando lo dejemos de tomar?, ¿ya no vamos a volver a desayunar otra cosa que no sea la malteada?, ¿ese régimen lo vamos a llevar de por vida?

En el caso de suplementos tales como alcachofa, linaza, nopal y otros más que vendrán por moda, lo que hace efecto es la dieta que incluye, que es muy baja en calorías. Al llevarla más de una semana empezaremos a sentir los efectos colaterales, como dolor de cabeza, debilidad, irritabilidad, depresión. Lo más delicado: la mayor cantidad de peso perdido será de nuestro tan preciado músculo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: