Cuidado… El estrés engorda

El estrés es un factor de riesgo de muchas enfermedades, tales como, entre otras, diabetes, hipertensión, cáncer, y la obesidad, pues cada uno de nosotros tiene un regulador del apetito que avisa exactamente qué alimentos necesitamos y en qué cantidad.

Por ejemplo, si al revisar nuestra cintura observamos que no existe grasa acumulada, querrá decir que ese regulador trabaja en forma excelente. Pero si el nivel de grasa corporal no es el adecuado, significa que algo está pasando con dicho regulador y hay muchas probabilidades de que suframos de estrés.

El estrés nos empuja a elegir alimentos extremadamente dulces o calóricos, genera  cansancio y evita que nos levantemos a hacer ejercicio físico. Cuando es excesivo o prolongado aumenta la producción de hormonas que bloquean el efecto de la insulina, por lo cual se produce más apetito.

Tal cosa ocurre porque la glucosa (azúcar) no llega a donde se le necesita, y es una situación que puede resultar fatal en el caso de aquellos individuos que padezca diabetes, ya que le aumentará la glucosa en la sangre.

El estrés disminuye las células de defensa de nuestro cuerpo y esto nos hace más propensos a ser víctima de enfermedades. También nos eleva la presión arterial, la cual puede provocarnos algún evento cardiovascular como serían los infartos.

Si el estrés es un problema para ti, siéntate a analizar cuáles son las causas, anótalas en forma de lista y dedica un tiempo a pensar en soluciones. Si no las encuentras por ser algo que piensas que no está en tus manos, busca ayuda profesional.

ALGUNAS RECOMENDACIONES

  • Una dieta balanceada ayudará a disminuir los niveles de estrés, ya que la variedad de nutrientes mantiene funcionando todos los sistemas del cuerpo y mejora la reparación de los órganos durante el sueño.
  • Practicar ejercicio disminuye hasta 40% del estrés del día , produce endorfinas y eso hace que veamos los problemas desde diferentes perspectivas.
  • Conviene dormir por lo menos seis 6 horas cada día, puesto que no descansar adecuadamente nos vuelve irritables.
  • Se aconseja buscar alguna técnica de relajación efectiva, la cual puede ir  desde tomar un masaje relajante semanal, hasta participar en un curso de meditación.
  • Debemos tomarnos nuestro tiempo para realizar las tres comidas principales (desayuno, comida y cena). Es importante que al menos le dediquemos 20 minutos a cada tiempo de comida, lo cual implica masticar al menos 14 veces cada bocado.
  • Tratemos de evitar distracciones a la hora de comer, como ver televisión,  leer el periódico o conducir mientras comemos, así como platicar acerca de temas que generen molestias con los familiares o  con compañeros de trabajo. Tendríamos que descartar los noticieros a la hora de las comidas.
  • Podríamos realizar alguna actividad de esparcimiento que nos guste por lo menos una vez a la semana, como por ejemplo ir al cine o a un desayuno con  amigos

Es un hecho que disfrutar más de la vida y ser feliz provoca que nuestro regulador de saciedad trabaje adecuadamente y así evitemos comer por ansiedad.

3 responses to this post.

  1. No me había dado la oportunidad de leer este artículo, yo se que el hubiera no existe, me hubiera ahorrado la diabetes, gracias a tu profesionalismo y a tu excelente trato he logrado controlar nuevamente los niveles de glucosa en mi organismo, eres excelente de 10. Gracias Elizabeth.

    Responder

  2. Gracias, Elizabeth, por compartir tus valiosos conocimientos. Estaré pendiente de tus colaboraciones. Victoria M.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: